Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Puede cambiar la configuración u obtener más información Politica De Cookies. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Ina Forsman

INA FORSMAN: UNA FRONTWOMEN ENIGMÁTICA, HONESTA, APASIONADA Y PELIGROSA

Ina Forsman es la que habéis estado esperando. Tal vez habéis podido encontrarla por los escenarios Europeos, haciendo saltar por los aires los altavoces con esta voz acaramelada. Tal vez pensasteis que era un valor de futuro cuando representó a Finlandia en el European Blues Challenge de 2014, o durante sus primeros pasos con Guy Verlinde i Helge Tallqvist. Ahora, como próximo paso saca su primer álbum de temas propios – I rockandrolea en la famosa Ruf Records Blues Caravan 2016 – es el momento para conocerla.

Editado por Ruf Records, Ina Forsman es todo lo que la buena música acostumbraba a ser: real, cruda, escrita con el corazón y disparada desde el alma. Igualmente, Ina por si misma tiene todo lo que debe tener una gran frontwomen: enigmática, honesta, apasionada y peligrosa. En el tiempo que has leído esto, 10 temas propios – además de una versión estelar de Nina Simone “I Want A Little Sugar In My Bowl “– la conoceréis de pe a pa, pero querréis más. Seguid leyendo.

Pon Ina Forsman y la primera cosa que te llama la atención es la voz. Esta extraordinaria entrega es una de les armas principales del arsenal de Ina, y la fuerza en el big-band brass y soul-blues piano de estos temas rompedores y redentores. Nacida en Helsinki, Finlandia, siempre pensó que estaba hecha para triunfar. “Solo tenía 6 años cuando dije explícitamente que quería ser cantante. Mis influencias se remontan al tiempo en que mi tía me dio mi primer disco de Christina Aguilera cuando tenía 7 años. Para mí, una gran cantante es aquella que tiene el poder en su voz y no le da miedo usarlo, en todos sus colores y matices.”

El álbum de debut de Ina va mucho más allá del órgano fonador dado por la naturaleza. Estos 11 temas hablan de una artista que vive y respira blues, bregándose en directo desde los 17 y habiendo recibido la guía del legendario harmonicista finlandés Helge Tallqvist. “Helge fué el primero en introducirme en el blues,” recuerda. “Me llevó al estudio y me juntó con la banda hace un par de años. No tengo palabras para expresar todo lo que he aprendido de él. Tanto sobre música, pero también sobre organizar bolos, hacer el aburrido trabajo de oficina, y de la vida en general.”

Tal vez la lección más crucial que Ina tomó de su mentor es que la música debe ser una expresión personal. Por definición, mientras sus repertorios se basaban en versiones, para su disco de debut, escribió todas las letras, mientras componía la música junto con Tomi Leino. “Para mí,” enfatiza Ina, “es muy importante sonar original. No hay otra forma para mí de escribir mis temas. Tengo una historia y nadie la puede explicar como yo.

“Todos los temas son sobre el amor y sus altibajos,” añade. “Tienen una historia detrás y tienen mucho significado para mí, a pesar de que algunos son más serios y profundos que otros. Por ejemplo, el tema “Pretty Messed Up” es una última carta de amor a mi ex-novio, y “Bubbly Kisses” es sobre sexo alcohólico.” 

Por lo que respecta a la dirección musical, no había límites. Cuando empecé a buscar la inspiración para este disco, busqué nueva música por todas partes. Fui a tiendas de discos, a YouTube, Spotify, a cualquier lugar dónde podría encontrar alguna cosa que no había escuchado nunca. Basicamente, escuché soul y blues vintage – artistas como Donny Hathaway, Aretha Franklin y Sam Cooke – por tanto, esta idea de un álbum de blues se transformó en un álbum de soul/blues. Principalmente, surgió así, sin más planificación ni buscando una vibra demasiado específica.”

Cuando llegaron las sesiones de grabación, Ina volvió a mirar hacia America, buscando en Wire Recording a Austin, Texas, dónde su banda incluía Laura Chavez y Derek O’Brien (guitarras), Nick Connolly (teclados/organo), Russell Jackson (bajo) y Tommy Taylor (batería) – más la harmónica de Helge Tallqvist y los vientos de The Texas Horns, capitaneados por el productor/saxofonista Mark ‘Kaz’ Kazanoff. “Estaba tan contenta durante aquel tiempo,” recuerda ella. “La semana que pasé en Austin será uno de mis mejores recuerdos durante mucho tiempo. Tuve la oportunidad de trabajar con gente impresionante, talentosa en una ciudad preciosa al otro lado del mundo de dónde yo vivo. Un tiempo antes, ni me imaginaba que esto me podía pasar. Trabajamos tantot, y después de cada sesión acababa rendida – pero con ganas de volver al estudio.”

Se nota el entusiasmo en el resultado. En el tiempo en que la mayoría de álbumes de blues están dominados por guitarras estridentes, el debut de Ina tiene verdadero swing, evocando a una soul-blues-brass de otra época, pero imbuida por la actitud moderna de la cantante. “Todos mis temas preferidos se basaban siempre en el piano o el bajo,” explica sobre la variada instrumentación. “Piano y saxo son mis instrumentos favoritos, estaba claro desde el principio.”

Con un álbum de debut clásico en el bolsillo y grandes planes de giras internacionales, mucha gente la tilda de la nueva figura artística del 2016. Como cantante, prefiere ignorar les predicciones, vivir el momento y dejar que la creatividad la lleve. “Algunas veces,” explica, “es bueno dejarse llevar por la música. Mi próximo disco podría ser totalmente diferente – y seguramente lo será. Eso es lo que convierte la composición en excitante, por qué no sabes nunca de dónde te vendrá la próxima inspiración...”

Vídeos

Próximos Conciertos

No hay conciertos programados

Conciertos Pasados

  • 24 Nov 2016
    Kungsgatan 11, Stockholm
    Fasching (Sweden)
    Ina Forsman with Shoutin' Red